jueves, 2 de agosto de 2012

BIBLIOTECA VIRTUAL XLIX: IMMANUEL KANT (OBRAS PARA DESCARGAR O LEER EN LÍNEA)




1- IMMANUEL KANT - PENSAMIENTO SOBRE LA VERDADERA ESTIMACIÓN DE LAS FUERZAS VIVAS. (1747)
http://www.aloj.us.es/juan-arana/FuerzasVivasTexto.pdf


2-  IMMANUEL KANT - HISTORIA NATURAL Y TEORÍA GENERAL DEL CIELO (1755)
http://www.bsolot.info/wp-content/uploads/2011/02/Kant_Immanuel-Historia_natural


3-  IMMANUEL KANT - NUEVA DILUCIDACIÓN DE LOS PRIMEROS PRINCIPIOS DEL CONOCIMIENTO METAFÍSICO (1755)


4- IMMANUEL KANT - OBSERVACIONES SOBRE EL SENTIMIENTO DE LO BELLO Y DE LO SUBLIME (1764)

5- IMMANUEL KANT - DE LA FORMA Y DE LOS PRINCIPIOS DEL MUNDO SENSIBLE Y DEL MUNDO INTELIGIBLE (1770)

6- IMMANUEL KANT - CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA (1781)


7- IMMANUEL KANT - PROLEGOMENOS A TODA METAFÍSICA DEL PORVENIR QUE HAYA DE PRESENTARSE COMO CIENCIA (1783)
8- IMMANUEL KANT - ¿QUÉ ES LA ILUSTRACIÓN? (1784)

9- IMMANUEL KANT - IDEA DE UNA HISTORIA UNIVERSAL EN SENTIDO COSMOPOLITA
(1784)


10- IMMANUEL KANT - FUNDAMENTACIÓN DE LA METAFÍSICA DE LAS COSTUMBRES (1785)

11- IMMANUEL KANT - CRÍTICA DE LA RAZÓN PRÁCTICA (1788)

12- IMMANUEL KANT - CRÍTICA DEL JUICIO  (1790)


13- IMMANUEL KANT - TEORÍA Y PRAXIS (1793)

14- IMMANUEL KANT - SOBRE LA PAZ PERPETUA (1795)

15- IMMANUEL KANT - METAFÍSICA DE LAS COSTUMBRES (* EN PORTUGUÉS) (1797)


16- IMMANUEL KANT - EL CONFLICTO DE LAS FACULTADES (1798)
17- IMMANUEL KANT - LÓGICA (1800)

18- IMMANUEL KANT - PEDAGOGÍA (1803)


19- MARTIN HEIDEGGER - LA TESIS DE KANT SOBRE EL SER

20- JACQUES LACAN - KANT CON SADE (1963)
21- GILLES DELEUZE - CUATRO LECCIONES SOBRE KANT
http://www.philosophia.cl/biblioteca/Deleuze/lecciones.pdf


22- IMMANUEL KANT- LOS SUEÑOS DE UN VISIONARIO EXPLICADOS POR LOS SUEÑOS DE LA METAFÍSICA
http://es.scribd.com/doc/38693221/I-KANT-

23- IMMANUEL KANT - FILOSOFÍA DE LA HISTORIA
http://es.scribd.com/doc/64417899/Kant-Filosofia-de-La-Historia-Que-es-ilustracion-OCR

24- IMMANUEL KANT- ANTROPOLOGÍA EN EL SENTIDO PRAGMÁTICO
http://dl.dropbox.com/u/35392010/K/Kant-Antropologia-en-Sentido-Pragmatico-Version-Espanola-de-Jo


25- IMMANUEL KANT - COMO ORIENTARSE EN EL PENSAMIENTO
http://es.scribd.com/doc/81214992/Kant-Como-Orientarse-en-El-pensamiento-Trad-Carlos-Correas-OC


26- IMMANUEL KANT- LECCIONES DE ÉTICA
http://dl.dropbox.com/u/28007165/K/Kant-Immanuel-Lecciones-de-etica_OCR.pdf


27- IMMANUEL KANT- LA POLÉMICA SOBRE LA "CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA"
http://dl.dropbox.com/u/28007165/K/La-polemica-sobre-la-%C2%ABCritica-de-la-razon-pura%C2%B



28- FELIPE MARTÍNEZ MARZOA - RELEER A KANT (1989)
http://dl.dropbox.com/u/66288738/M/Martinez-Marzoa-Releer-a-Kant-1989_OCR.pdf


29- HENRY E. ALLISON - EL IDEALISMO TRASCENDENTAL DE KANT. UNA INTERPRETACIÓN Y DEFENSA (1992)
http://dl.dropbox.com/u/66288738/A/Allison-El-Idealismo-Trascendental-de-Kant-Una-Interpretacion


30- MIGUEL ANDREOLI - EL DEBER DE AYUDAR EN KANT (2004)
http://www.fhuce.edu.uy/actio/Textos/5/MiguelAndreoli.pdf







"...Immanuel Kant ((KönigsbergPrusia22 de abril de 1724 – , Königsberg,12 de febrero de 1804) fue un filósofo prusiano de la Ilustración. Es el primero y más importante representante del criticismo y precursor del idealismo alemán y está considerado como uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y de la filosofía universal.
Entre sus escritos más destacados se encuentra la Crítica de la razón pura (Kritik der reinen Vernunft), calificada generalmente como un punto de inflexión en la historia de la filosofía y el inicio de la filosofía contemporánea. En ella se investiga la estructura misma de la razón. Así mismo se propone que la metafísica tradicional puede ser reinterpretada a través de la epistemología, ya que podemos encarar problemas metafísicos al entender la fuente y los límites del conocimiento. Sus otras obras principales son la Crítica de la razón práctica, centrada en la ética; la Crítica del juicio, en la que investiga acerca de la estética y la teleología y La metafísica de las costumbres que indaga en la filosofía del Derecho y del Estado.
Immanuel Kant fue bautizado como Emanuel pero cambió su nombre a Immanuel tras aprender hebreo.Nació en 1724 en Königsberg (desde 1945, Kaliningrado, Rusia). Era el cuarto de nueve hermanos, de los cuales sólo cinco alcanzaron la adolescencia. Pasó toda su vida dentro o en los alrededores de su ciudad natal, la capital de Prusia Oriental en esa época, sin viajar jamás más allá de 150 km de Königsberg. Su padre Johann Georg Kant (1682–1746) era un artesano alemán de Memel, en aquel tiempo la ciudad más al nordeste de Prusia (ahora KlaipėdaLituania). Su madre Anna Regina Reuter (1697–1737), nacida en Núremberg, era la hija de un fabricante escocés de sillas de montar. En su juventud, Kant fue un estudiante constante, aunque no espectacular. Creció en un hogar pietista que ponía énfasis en una intensa devoción religiosa, la humildad personal y una interpretación literal de la Biblia. Por consiguiente, Kant recibió una educación severa —estricta, punitiva y disciplinaria— que favorecía la enseñanza del latín y la religión por encima de las matemáticas y las ciencias.
Desde el inicio de sus estudios, Kant mostró gran aplicación en sus investigaciones. Primero fue enviado al Collegium Fridericianum y después se matriculó en laUniversidad de Königsberg en 1740, a la edad de 16 años. Estudió la filosofía de Leibniz y Wolff con el profesor Martin Knutzen, un racionalista que también estaba familiarizado con los desarrollos de la filosofía y la ciencia británica y que introdujo a Kant en la nueva física matemática de Newton.
 Kant se convirtió en un profesor particular en los pequeños pueblos alrededor de Königsberg, pero continuó su investigación académica. En 1749 publicó su primera obra filosófica, Gedanken von der wahren Schätzung der lebendigen Kräfte (Meditaciones sobre la verdadera estimación de las fuerzas vivas). Kant publicó muchas más obras sobre temas científicos, y llegó a ser profesor universitario en 1755. El tema de sus lecciones era la metafísica, la cual enseñó durante casi cuarenta años, incluso después de su ruptura con ésta.
En Allgemeine Naturgeschichte und Theorie des Himmels (Historia general de la naturaleza y teoría del cielo, 1755), Kant diseñó la hipótesis de la nebulosa protosolar, en donde dedujo correctamente que el Sistema Solar se formó de una gran nube de gas, una nebulosa. De este modo intentaba explicar el orden del Sistema Solar, anteriormente visto por Newton como impuesto por Dios desde el comienzo. Kant en su libro también dedujo correctamente que la Vía Láctea era un gran disco de estrellas, formada asimismo a partir de una nube giratoria. 
Desde este momento, Kant se concentró en temas cada vez más filosóficos, aunque continuaría escribiendo sobre las ciencias a lo largo de su vida.  En 1770, a la edad de 45 años, Kant fue nombrado finalmente Profesor de Lógica y Metafísica en la Universidad de Königsberg. Kant escribió su Disertación inaugural (De mundi sensibilis atque intelligibilis forma et principiis) en defensa de este nombramiento. Esta obra vio la aparición de muchos temas centrales de su obra madura, incluyendo la distinción entre las facultades del pensamiento intelectual y la receptividad sensible. Ignorar esta distinción significaría cometer el error de la subrepción y, como dice en el último capítulo de la disertación, la Metafísica tan sólo progresará evitando dicho error.
A la edad de 46 años, Kant era un conocido erudito y un filósofo cada vez más influyente. Se esperaba mucho de él.. También reconoció que David Hume le despertó del «sueño dogmático» (alrededor de 1770)
Kant dedicó su década silenciosa a trabajar en una solución para los problemas planteados. Aunque amante de la compañía y la conversación, Kant se aisló, pese a los intentos de sus amigos de sacarle de su aislamiento. 
Cuando Kant salió de su silencio en 1781, el resultado fue la Crítica de la razón pura (Kritik der reinen Vernunft). Aunque hoy sea reconocida unánimemente como una de las más importantes obras en la historia de la filosofía, fue ignorada en el momento de su publicación inicial. El libro era largo, más de 800 páginas en la edición original en alemán, y escrito en un estilo seco y académico. Fue objeto de pocas reseñas, las cuales, además, no concedían importancia a la obra. 
 Antes de su giro hacia la crítica, sus libros se vendían bien, y para cuando publicó Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime en 1764, se había convertido en un autor popular de cierto renombre. Kant se decepcionó con la recepción de la primera Crítica. Reconociendo la necesidad de clarificar el tratado original, Kant escribió losProlegómenos a toda metafísica futura (Prolegomena zu einer jeden künftigen Metaphysik, die als Wissenschaft wird auftreten können) en 1783, como un resumen de sus principales puntos de vista. También animó a su amigo Johann Schultz, a publicar un breve comentario sobre la Crítica de la razón pura.
La reputación de Kant aumentó gradualmente durante la década de 1780, gracias a una serie de obras importantes: el ensayo Respuesta a la pregunta: ¿Qué es Ilustración? (Beantwortung der Frage: Was ist Aufklärung?) de 1784; la Fundamentación de la metafísica de las costumbres (Grundlegung zur Metaphysik der Sitten), de 1785 (su primera obra sobre filosofía moral), y Principios metafísicos de la ciencia natural (Metaphysische Anfangsgründe der Naturwissenschaft), de 1786.
 La Crítica del juicio (Kritik der Urteilskraft, la tercera Crítica) de 1790 aplicaba el sistema kantiano a la Estética y la teleología. También escribió varios ensayos algo populares sobre historia, religión, política y otros temas. Estas obras fueron bien recibidas por los contemporáneos de Kant y confirmaron su posición preeminente en la filosofía del siglo XVIII La salud de Kant, mala desde hacía mucho tiempo, empeoró, y murió en Königsberg el 12 de febrero de 1804, murmurando la palabra «Genug» («suficiente», «basta») antes de expirar. Su inacabada obra final, el fragmentario Opus postumum, fue (como su título sugiere) publicada póstumamente. A menudo se sostiene que Kant vivió una vida muy estricta y previsible, lo que lleva a la historia a menudo repetida de que sus vecinos ponían los relojes en hora cuando daba sus paseos diarios. De nuevo, esto es cierto sólo en parte. Mientras fue joven, Kant fue una persona muy sociable y un apasionado de los convites durante la mayor parte de su vida. No se casó nunca. Únicamente en una época más avanzada de su vida, la influencia de su amigo, el comerciante inglés Joseph Green, hizo que Kant adoptara un estilo de vida más regular.
Todo aquel que se ocupe de filosofía moderna no puede dejar de lado a Kant; tal vez haya que decir lo mismo de todo aquel que se ocupe de filosofía. Su obra es típicamente alemana, muy elaborada y un tanto nebulosa. Encerrado en su gabinete, donde pasó su larga vida de casi 80 años, cuidaba poco el filósofo del mundo banal, aun cuando lo frecuentaba con placer.
Encasillado en su subjetividad, a la manera de Descartes, da a sus teorías una dirección muy distinta a la del filósofo francés. Descartes se adentra en su yo, pero ha de encontrar el camino para elevarse a Dios, y a un tiempo, para dar «certidumbre» al mundo físico o de la res extensa. Kant, encerrado en un mundo fenoménico, ha de descalificar la posibilidad de contactar a las cosas en sí mismas. Sean las del mundo, la de Dios, la del alma.
La filosofía de Kant no niega la existencia de Dios, ni un orden moral, ni la realidad pensable de un mundo físico. Lo que niega —salvo en lo moral— es que la razón humana pueda trascender y llegar a esos entes en sí mismos: sean el «mundo», «Dios» o el «alma».
Kant parte de la conciencia, de las representaciones fenoménicas del yo. Sean provenientes del mundo externo o interno. Y se aboca, desde un principio, a la estética trascendental.
Podemos resumir la Estética Trascendental de la siguiente forma:
  1. Que son las impresiones (elemento material del conocimiento) las que ponen en marcha la mente humana.
  2. Que las impresiones son condición necesaria, pero no suficiente, para que se produzca el conocimiento sensible, o sea, para que podamos ver, oír, tocar... Hace falta algo más.
  3. Ese algo más que falta es aportado por el sujeto que conoce, por dos formas a priori de la sensibilidad: el espacio y el tiempo; con lo que cualquier acceso a las cosas en sí mismas sería en principio imposible para una mente receptivamente sensible como es la humana. Lo en-sí hay que suponer que existe, independientemente de que un sujeto lo conozca o no. Además, es causa de las impresiones que afectan nuestra sensibilidad, pero cualquier afirmación sobre ellas carece de sentido.
  4. Cuando, gracias al espacio y al tiempo ordenamos las impresiones, se produce el conocimiento o representación sensible, es decir, podemos ver, oír, tocar... Se ha realizado entonces la síntesis de aprehensión.
De esto Kant extrae dos conclusiones adicionales:
  1. Existe un límite, una demarcación clara entre lo que puede ser conocido de un modo objetivo y lo que no puede serlo, es decir, una demarcación clara entre ciencia y metafísica. Ese límite es la experiencia.
  2. Los matemáticos —por ej. en geometría— pueden llegar a establecer verdades a priori sobre el espacio y aplicar esas verdades al mundo físico en la medida en que su ciencia tiene como objeto un espacio que es a priori.

 Además de espacio y tiempo como formas puras de la sensibilidad, el hombre dispone de las categorías como funciones del entendimiento, tema que se aborda en la «Analítica trascendental». El entendimiento es también activo y su función es la de producir (hervorbringen) los conceptos. En este sentido, como ha mostrado Eugenio Moya en su reciente libro: Kant y las ciencias de la vida (Madrid, Biblioteca Nueva, 2008), la mente humana se comporta como cualquier ente vivo. En efecto, de igual manera que éstos organizan y se autoorganizan a sí mismos a partir de las diferentes materias que les servían de alimento, de respiración, etc.; es decir, son autopoyéticos. La mente tiene la capacidad para hacer emerger desde sí misma (selbstgebären), determinadas formas cognitivas a priori que organizan el material múltiple que le proporcionan los sentidos. «En este sentido —dice Kant en la Crítica de la razón pura—, las impresiones dan el impulso inicial para abrir toda la facultad cognoscitiva en relación con ellos y para realizar la experiencia. Ésta incluye dos elementos muy heterogéneos: una materia de conocimiento, extraída de los sentidos, y cierta forma de ordenarlos, extraída de la fuente interior de la pura intuición y del pensar, los cuales, impulsados por la materia, entran en acción y producen conceptos». El a priori del entendimiento hay que concebirlo así, más que un conocimiento sustantivo, como una capacidad de producir conocimientos ajustando a ciertas reglas los materiales de la experiencia. Ahora bien, en la medida en que sólo podemos aprender a partir de esas reglas, no podemos decir que todo conocimiento deba justificarse a partir de aquellos materiales.
  1. Aparte de estas formas puras, la razón humana dispone de la facultad del entendimiento, conformadora espontánea con su bagaje de categorías.El origen de todos nuestros conocimientos está en los sentidos. El espacio es la forma que aportamos para las representaciones externas. El tiempo es la forma pura que previamente aportamos tanto para lo externo como para lo interno.
  2. Las intuiciones sensibles por sí mismas y solas no engendran conocimiento: son ciegas.
  3. Las intuiciones sensibles constituyen materia de conocimiento en tanto se someten a la conceptualización del entendimiento. Y a partir de allí opera nuestro aparato discursivo.
La razón humana tiene en el conjunto de categorías su fuerza para concebir los objetos, pero siempre que haya un aflujo de fenómenos sobre los cuales ellas puedan actuar. Cuando tal cosa no ocurre, en el caso de los objetos denominados «metafísicos», como Dios, el alma, el mundo, tal función del entendimiento deriva sin mucho sentido y cae en las llamadas antinomias, en que tanto puede demostrarse como verdadera una posición como la contraria.
La ética kantiana está contenida en lo que se ha denominado como sus tres obras éticas: Fundamentación de la Metafísica de las costumbresCrítica de la razón práctica y Metafísica de las costumbres. Kant se caracterizó por la búsqueda de una ética o principios con el carácter de universalidad que posee la ciencia. Para la consecución de dichos principios Kant separó las éticas en: éticas empíricas (todas las anteriores a él) y éticas formales (ética de Kant).
Este nuevo planteamiento acerca de la ética provoca importantes replanteamientos de la ética a partir de Kant.
La razón teórica formula juicios frente a la razón práctica que formula imperativos. Estos serán los pilares en los que se fundamenta la ética formal kantiana. La ética debe ser universal y, por tanto, vacía de contenido empírico, pues de la experiencia no se pueden extraer deberes universales, sino solo planteamientos prudenciales condicionados por la experiencia sensible. Debe, por lo mismo, ser a priori, es decir, anterior a la experiencia y autónoma, esto es, que la ley le viene dada desde dentro del propio individuo y no desde fuera. Los imperativos de esta ley deben ser categóricos y no hipotéticos que son del tipo «Si quieres A, haz B».
En contraposición a la ética a Kant se encuentran las diversas éticas orientadas a fines y bienes, como las de Aristóteles o santo Tomás de Aquino.
El imperativo categórico tiene tres formulaciones:
  1. «Obra sólo según una máxima tal, que puedas querer al mismo tiempo que se torne en ley universal».
  2. «Obra de tal modo que trates a la humanidad, tanto en tu persona como en la de cualquier otro, siempre como un fin y nunca solamente como un medio».
  3. «Obra como si por medio de tus máximas fueras siempre un miembro legislador en un reino universal de los fines».
Kant sintetiza su pensamiento, y en general «el campo de la filosofía en sentido cosmopolita», en tres preguntas: ¿Qué debo hacer?, ¿Qué puedo saber?, ¿Qué me está permitido esperar?, que pueden resumirse en una sola: ¿Qué es el hombre?
A la primera interrogante trata de dar respuesta la moral. A la segunda, el análisis de la Crítica de la razón pura en torno de las posibilidades y límites del conocimiento humano. A la tercera trata de responder la religión.
Kant concluye su estudio epistemológico haciendo especial hincapié en la importancia del deber, que es donde reside la virtud de toda acción. Al hacer coincidir la máxima de cualquier acción con la ley práctica, el ser humano habrá encontrado el principio objetivo y universal del obrar.
Los escritos de Kant sobre filosofía de la historia forman tan sólo una parte menor de su amplia producción. Sin embargo, su impacto será importante, especialmente por su influencia sobre las filosofías de la historia de pensadores posteriores de gran importancia como Marx y Hegel. El aporte decisivo de Kant a la filosofía de la historia es su Idea para una historia universal en clave cosmopolita (Idee zu einer allgemeinen Geschichte in weltbürgerlicher Absicht) de 1784.
La concepción histórica de Kant está inspirada por la idea aristotélica de la fisis, es decir, por la concepción de una naturaleza de las cosas, una esencia que se despliega y que contiene en sí tanto la necesidad como las leyes básicas del desarrollo. Se trata de la idea de una potencialidad (potentia) que a través de su propio proceso natural de desarrollo (fisis) llega a hacerse realidad o actualidad (actus). De esta manera se alcanza la entelequia o fin del desarrollo. Kant transformará esta idea en la base de una visión progresiva de la historia totalmente ajena al pensamiento griego clásico. Según Kant, una ley inmanente del progreso, dictada por la necesidad de la naturaleza de alcanzar sus fines, rige la historia aparentemente absurda y antojadiza de la especie humana, elevándola sucesivamente “desde el nivel inferior de la animalidad hasta el nivel supremo de la humanidad.” La tarea del filósofo es, justamente, “descubrir en ese absurdo decurso de las cosas humanas una intención de la Naturaleza, a partir de la cual sea posible una historia de criaturas tales que, sin conducirse con arreglo a un plan propio, sí lo hagan conforme a un determinado plan de la Naturaleza.”
Según Kant, el hombre comparte, como especie, el destino teleológico o determinado por su fin que Aristóteles vio como la ley de desarrollo de todo lo natural: “Todas las disposiciones naturales de una criatura están destinadas a desarrollarse alguna vez completamente y con arreglo a un fin […] En el hombre aquellas disposiciones naturales, que tienden al uso de la razón, deben desarrollarse por completo en la especie, mas no en el individuo.”
Esta idea de una fuerza oculta que actúa como motor e “hilo conductor” de una historia cuyo verdadero sentido no es comprendido por sus protagonistas directos no es sino una “naturalización aristotélica” de la idea de la Providencia y será central tanto en la visión de la historia de Hegel como en la de Marx. Hegel reemplazará las leyes de la naturaleza de Kant por las de la lógica o razón y Marx pondrá a las fuerzas productivas en su lugar, pero la estructura mental diseñada por Kant permanecerá, en su esencia, intacta. Ahora bien, el parentesco entre estos tres pensadores va mucho más allá de esto. Kant concibe también la historia como un proceso triádico o dividido en tres fases, que va desde el estado de animalidad, pasando por un largo desarrollo lleno de dolor, conflictos y luchas hasta llegar al fin de la historia, que será un estado de perfección que el mismo Kant define como quiliasmo, que no es sino el sinónimo de raíz griega de milenio (el Reino de Cristo sobre la Tierra que, según el Apocalipsis bíblico, durará mil años): “Se puede considerar la historia de la especie humana en su conjunto como la ejecución de un plan oculto de la Naturaleza para llevar a cabo una constitución interior y –a tal fin– exteriormente perfecta, como el único estado en el que puede desarrollar plenamente todas sus disposiciones en la humanidad […] Como se ve, la filosofía también puede tener su quiliasmo. En un pasaje de otra obra, Kant se expresa de una forma aún más cargada de simbolismo milenarista: “Cuando la especie humana haya alcanzado su pleno destino y su perfección más alta posible, se constituirá el Reino de Dios sobre la tierra”...." * Fuente: Wikipedia






* Ilustraciones: obras del pintor francés: Claude Monet (1840-1926 ) 
"...Claude Monet es -sin duda alguna- el máximo representante del impresionismo. Gracias a él surge el movimiento impresionista, consolida sus teorías, gran parte de sus técnicas, muchos de sus temas predilectos, y hasta su nombre.
Pintor francés, nacido el 14 de Noviembre de 1.840 en París. Cuando contaba cinco años de edad, su familia se trasladó a Saint-Adresse, cerca de El Havre. Allí transcurrió su infancia y comenzó a recibir sus primeros estudios del dibujo al natural -al aire libre- de la mano del pintor Eugène Bodin. De 1859 a 1860 Monet visitó París, donde quedó impresionado por los pintores de la escuela de Barbizon. Rehusó matricularse en la Escuela de Bellas Artes y en su lugar prefirió visitar los lugares predilectos de los más innovadores artistas consagrados (Delacroix, Courbet) y trabajar en la Academia Suiza, donde conoció a Emile Pissarro.
Después del servicio militar, Monet regresó a París, para estudiar en el taller Gleyre, donde conoció a Bazille, Sisley y Renoir. Durante la década de 1860, Monet llevó una vida difícil y nómada, sin vender muchas obras suyas. Durante la guerra franco-prusiana, Monet viajó a Londres, donde encontró a muchos pintores de la vanguardia francesa y conoció a su marchante Durand-Ruel. En 1.865 realiza -sin pena ni gloria- su primera exposición. En 1.866 obtiene su primer éxito con el retrato de su compañera, Camille, con la que se casó en 1.870, tras tener su primer hijo. En 1876 decide instalarse en Argenteuil, a orillas del Sena, en donde realizó sus más célebres series pictóricas y en donde su pintura encontró definitivamente la visión impresionista del paisaje. En 1.883 Monet se establece en Giverny, que sería su residencia hasta el fin de sus días y en donde daría a luz su serie de últimas pinturas de “Nenúfares”.
A los 86 años, poco antes de morir, Monet resumía de este modo su trayectoria pictórica: "Siempre me han espantado las teorías... Sólo tengo el mérito de haber pintado directamente ante la naturaleza, tratando de dar mis impresiones ante los efectos más fugitivos, y estoy desolado de haber sido la causa del nombre dado a un grupo cuya mayor parte no tenían nada de impresionistas"

















1 comentario:

  1. Profe gracias por la documentación.
    !Trabajos comprometidos siempre impulsan!

    ResponderEliminar