jueves, 16 de febrero de 2012

...textos seleccionados del: "Tao te king" de Lao Tsé....



"El Tao que puede ser expresado no es el Tao eterno. 
El Nombre que puede ser pronunciado, no es el Nombre Eterno. 
El principio del cielo y la tierra se hallan en el “No Ser”. 
El “Ser” es la madre de todas las cosas. 
Por eso la dirección al “No Ser”, lleva a la contemplación del mundo de las formas. 
Ambos son idénticos en su origen, y sólo se diferencian en el nombre. 
En su unidad son un misterio, y son la puerta de la que surgen todos los milagros. 
II 
Cuando sobre la Tierra, todos reconocen la belleza como belleza, así queda constituida la fealdad. 
Cuando sobre la Tierra, todos reconocen la bondad como bondad así queda constituida la maldad. 
Porque “Ser y No Ser”crecen juntos. 
Lo fácil y lo difícil se complementan el uno con el otro. 
Lo largo y lo corto se desarrollan juntos 
Alto y bajo van unidos. 
Voz y tono se hallan unidos. 
El antes y el después no están separados, 
Así también lo hace el sabio. 
Descansa en la obra sin obrar. 
Instruye sin hablar. 
Aunque todos las cosas destacan, él no las rehúsa. 
Él no crea ni posee nada, sin actuar ni conservar nada. 
Deja la obra concluida, no continuando nada. 
Y no permaneciendo jamás queda excluido.
IX 
Pretender mantener algo con fuerza es sobrecargarse, y supone demasiado esfuerzo. 
Pretender tomar algo y sujetarlo con fuerza, no se logra por mucho tiempo. 
Una sala repleta de oro y piedras preciosas, no la puede guardar nadie. 
Ser rico, distinguido y además orgulloso es tu propia desdicha. 
Retirarse una vez acabada la obra es seguir el Tao del cielo. 
LXXVI 
El hombre cuando nace es blando y débil,
Y cuando muere es duro y fuerte
Las plantas cuando nacen son blandas y delicadas,Y cuando mueren son secas y rígidas
Por eso aquellos que son duros y fuertes son compañeros de la muerte
Los suaves y débiles son compañeros de la vida. 
Por eso, siendo las armas fuertes no vencen. 
Y siéndolo los árboles son aserrados. 
Lo fuerte y lo grande están abajo 
Lo ligero y lo débil, arriba. 
¿Puedes educar tu alma, de modo que 
se abrace al uno, sin dispersarse? 
¿Puedes reunir tu fuerza y alcanzar la suavidad, 
de modo que te vuelvas niño? 
¿Puedes limpiar tu mirada, de modo que 
quede libre de mancha? 
¿Puedes amar a la humanidad e ignorar el gobierno, 
de modo que permanezcas libre de inteligencia? 
¿Puedes permanecer como un ave, 
cuando las puertas del cielo se abren y se cierran? 
¿Puedes con tu claridad interna y tu pureza 
llevar a cabo todo, sin necesidad de obrar? 
Producir y nutrir, 
producir y no poseer, 
obrar y no retener, 
acrecentar y no regir, 
son el misterio de la vida. 
VII 
El cielo es eterno y la tierra es constante. 
Ambos son constantes y eternos. 
No viven para sí mismos 
y por eso pueden vivir eternamente. 
También el sabio es así: 
se posterga a sí mismo, 
y su yo no se manifiesta. 
Se excluye a sí mismo, 
y por eso permanece. 
¿No es acaso por no querer nada 
que lo posee todo?" 

*Lao Tse;”Tao te King”, Edicomunicación s.a., Barcelona,1999.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada