martes, 13 de marzo de 2012

..."¿Qué es Metafísica?"...textos seleccionados de Heidegger y serie de Savater sobre su vida y obra...



“...¿Qué es metafísica? La pregunta hace concebir la esperanza de que se va a hablar acerca  de la metafísica. Renunciamos a ello. En su lugar vamos a dilucidar una determinada cuestión metafísica. De este modo nos sumergimos inmediatamente dentro de la metafísica misma. Con lo cual le procuramos la única posibilidad adecuada para que se nos ponga, ella misma, de manifiesto.“ (...) Por esto, la particularidad de nuestra empresa requiere una característica previa. Surge ésta de una doble característica del preguntar metafísico .En primer lugar, toda pregunta metafísica abarca íntegra a la problemática de la metafísica. Es siempre el todo de la metafísica. En segundo lugar, ninguna pregunta metafísica puede ser formulada sin que el interrogador, en cuanto tal, se encuentre dentro de ella, es decir, sin que vaya él mismo envuelto en ella. ¿En qué sentido la cuestión acerca de la nada comprende y abraza la metafísica entera? En la pregunta acerca de la nada se lleva a cabo esta marcha allende al ente, en cuanto ente, en total. Se nos ha mostrado, pues, como una cuestión “metafísica”. Acerca de la nada la metafísica se expresa, desde antiguo, en una frase, ciertamente, equívoca: ex nihilo nihil fit; de la nada, nada adviene. A pesar de que, en la explicación de este principio, nunca llega la nada misma a ser propiamente cuestión, sin embargo, este principio, por su peculiar referencia a la nada, delata la concepción fundamental que se tiene del ente. La metafísica antigua entiende la nada en el sentido de lo que no es, es decir, de la materia sin figura que por sí misma no puede plasmarse en ente con figura y, por tanto, aspecto (...) propio. Ente es aquella formación que se informa a sí misma y que como tal, se representa en forma o imagen. El origen, la justificación y los límites de esta concepción del ser quedan tan faltos de esclarecimiento como la nada misma. La dogmática cristiana, por el contrario, niega la verdad de la proposición: ex nihilo nihil fit, y da con ello a la nada una nueva significación, como la mera ausencia de todo ente extradivino: ex nihilo fit - ens creatum. La nada se convierte, ahora, en contra- concepto del ente propiamente dicho, del summun ens, de Dios, como ens increatum. También aquí la interpretación que se da a la nada nos delata la concepción del ente. Pero la explicación metafísica del ente se mueve en el mismo plano que la pregunta acerca de la nada. Las cuestiones acerca del ser y acerca de la nada quedan, ambas, postergadas. Por esto no es cuestión la dificultad de que si Dios crea de la nada tiene que habérselas con la nada. Pero si Dios es Dios, nada puede salvar de la nada, puesto que lo “absoluto” excluye de sí toda nihilidad. Este tosco recuerdo histórico muestra la nada como contra-concepto del ente propiamente dicho, es decir, como negación suya.

Pero si, por fin, nos hacemos problema de la nada, no sólo resulta que esta contraposición queda mejor precisada, sino que entonces es cuando se plantea la auténtica cuestión metafísica del ser del ente. La nada no es ya este vago e impreciso enfrente del ente, sino que se nos descubre como  perteneciendo al ser mismo del ente.“El ser puro y la pura nada son lo mismo”. Esta frase de Hegel ( Ciencia de la lógica, Libro I, pág. 94 ) es justa. El ser y la nada van juntos; pero no porque ambos coincidan en su inmediatez e indeterminación – como sucede cuando se los considera desde el concepto hegeliano del pensar -, sino que el ser es por esencia, finito, y solamente se patentiza en la trascendencia de la existencia que sobrenada en la nada.
Si, por otra parte, la cuestión acerca del ser en cuanto tal es la cuestión que circunscribe la metafísica, manifiéstasenos entonces que también la cuestión acerca de la nada es de tal índole que abraza la metafísica entera.
Pero, además, la cuestión acerca de la nada comprende la metafísica entera porque nos fuerza a hacernos problema del origen  de la negación; es decir, nos fuerza a decidir sobre la legitimidad con que la “lógica” impera sobre la metafísica.  
La vieja frase: ex nihilo nihil fit, adquiere entonces un nuevo sentido, que afecta al problema mismo del ser: ex nihilo omne ens qua ens fit. Sólo en la nada de la existencia viene el ente en total a sí mismo, pero según su posibilidad más propia, es decir, de un modo finito.
En segundo lugar, si la cuestión acerca de la nada es una cuestión metafísica, ¿en qué medida envuelve nuestra existencia interrogante?
Caracterizábamos nuestra existencia como esencialmente determinada por la ciencia. Por tanto, si nuestra existencia, así determinada, se halla implicada en nuestra pregunta acerca de la nada, entonces la existencia debe tornarse problemática al plantearse ese problema.
La existencia científica debe su simplicidad a la manera especialísima a como tiene que habérselas con el ente mismo, y únicamente con él. Puede la ciencia abandonar la nada con un gesto de superioridad. Pero al preguntar por la nada patentizase que esta existencia científica sólo es posible si, de antemano, se encuentra sumergida en la nada. Para comprenderse a sí misma, en lo que precisamente es, necesita no abandonar la nada.
La presunta sobriedad y superioridad de la ciencia se convierte en ridiculez si no toma en serio la nada.
Solamente porque la nada es patente puede la ciencia hacer del ente mismo objeto de investigación. Y solamente si la ciencia existe en virtud de la metafísica, puede aquélla renovar incesantemente su esencial cometido, que no consiste en coleccionar y ordenar conocimientos, sino en abrir, renovadamente, ante nuestros ojos, el ámbito entero de la verdad sobre la naturaleza y sobre la historia.
Sólo porque la nada es patente en el fondo de la existencia, puede sobrecogernos la completa extrañeza del ente. Sólo cuando nos desazona la extrañeza del ente, puede provocarnos admiración. De la admiración – esto es, de la patencia de la nada – surge el ¿por qué? Sólo porque es posible el ¿por qué? en cuanto tal, podemos preguntarnos por los fundamentos y fundamentar de una determinada manera. Sólo porque podemos preguntar y fundamentar, se nos viene a la mano en nuestro existir el destino de investigadores.
La pregunta acerca de la nada nos envuelve a nosotros mismos – a los interrrogadores. Es una cuestión metafísica.    
La existencia humana no puede habérselas con el ente si no es sosteniéndose dentro de la nada. El ir más allá del ente es algo que acaece en la esencia misma de la existencia. Este trascender es, precisamente, la metafísica, lo que hace que la metafísica pertenezca a la “naturaleza del hombre”. No es una disciplina filosófica especial ni un campo de divagaciones: es el acontecimiento radical en la existencia misma y como tal existencia.
Como la verdad de la metafísica habita en estos abismos insondables, su vecindad más próxima es la del error más profundo, siempre al acecho. De aquí que no haya rigor de ciencia alguna comparable a la seriedad de la metafísica. La filosofía jamás podrá ser medida con el patrón proporcionado por la idea de la ciencia.
Si realmente se ha hecho cuestión para nosotros el problema acerca de la nada, no habremos visto la metafísica por fuera. Tampoco podemos decir que nos hemos sumergido en ella. No podemos, de manera alguna, sumergirnos en ella, porque, por el mero hecho de existir, nos hallamos ya siempre en ella: ...
 ( Platón, Phaidros 279 a ). Por el mero hecho de existir el hombre acontece el filosofar.
La filosofía – eso que nosotros llamamos filosofía – es tan sólo la puesta en marcha de la metafísica; en ésta adquiere aquélla su ser actual y sus explícitos temas.
Y la filosofía sólo se pone en movimiento, por una peculiar manera de poner en juego la propia existencia en medio de las posibilidades radicales de la existencia en total. Para esta postura es decisivo: en primer lugar, hacer sitio al ente en total; después, soltar amarras, abandonándose a la nada, esto es, librándose de los ídolos que todos tenemos y a los cuales tratamos de acogernos...”


   Fragmentos extraídos de Martín Heidegger; ¿Qué es la metafísica?, F. C. E., México D. F.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada